En Este Planeta Existe La Vida Como La Conocemos

La existencia de hielo formado por agua es relativamente común en otros lugares del cosmos. Hemos encontrado agua muy fría aun en otros cuerpos celestes de nuestro sistema del sol, como por ejemplo en los polos de Marte. En un pequeño planeta insignificante en la inmensidad del espacio sucedieron, hace alrededor de 4.000 millones de años, unas caracteristicas individuales que hicieron viable la vida. Desde compuestos orgánicos sencillos, como algas o bacterias; hasta organismos pluricelulares, como animales y plantas que se dieron a conocer hace solo 570 millones de años.

en este planeta existe la vida como la conocemos

No es fácil indicar el momento exacto en que la búsqueda de vida en otros mundos pasó del terreno de la ciencia ficción al de la ciencia, pero uno de los más importantes hitos fue una conferencia sobre astronomía celebrada en el mes de noviembre de 1961. La organizó Frank Drake, un joven radioastrónomo fascinado por la iniciativa de buscar transmisiones de radio alienígenas. “La conclusión es que los mundos que están sutilmente inclinados sobre sus ejes tienen la posibilidad de tener mucho más posibilidades de desarrollar vida complicada”, dijo la científica planetaria Stephanie Olson, de la Facultad de Purdue.

La Tabla Periódica, La Manera De Organizar Los Elementos Químicos

Enviar comentarioHe leído y acepto la política de privacidadRed Backlink To Media junta los datos personales solo para uso interno. En ningún caso, tus datos van a ser transferidos a terceros sin tu autorización. Si deseas leer mucho más artículos parecidos a Características del planeta Tierra que hacen posible la vida, te aconsejamos que entres en nuestra categoría de Curiosidades de la Tierra y el cosmos. Únete a la revista y forma parte del movimiento por un planeta mucho más sostenible.

Si empleamos como ejemplo los planetas de nuestro sistema solar, es sencillo hacerse a la iniciativa. Mercurio, el planeta más cercano al Sol, consigue temperaturas de sobra de 400ºC en las horas de día. De hecho aunque sí contamos datos de hielo y nubes de H2O fuera de la Tierra, jamás hemos encontrado agua líquida en otros lugares del universo, ni siquiera en nuestro sistema solar. El vehículo relativamente ramplón que Hand y su equipo están probando en el lago Sukok se desplaza bajo una capa de 30 centímetros de hielo. Su flotabilidad lo sostiene firmemente adherido a la cara inferior de la costra helada, donde sus sensores miden la temperatura, la salinidad, el pH y otras especificaciones del agua.

Un Viaje A Través De Nuestro Sistema Del Sol

En realidad son biopelículas, comunidades de microorganismos unidos en una masa viscosa. Suponiendo que nuestro programa espacial actual tenga continuidad, hacia el año 2050 se podría por fin entender si hay, o hubo, vida en algún otro lugar del sistema del sol. Habremos, al menos, explorado concienzudamente los candidatos creíbles, lo que no cabe asegurar hoy. Sabremos si late vida en Europa, entre los satélites de Júpiter, o en Marte. Y habremos emprendido un examen exobiológico completo de sistemas planetarios de otras estrellas, buscando rastros de vida en los espectros de atmósferas planetarias. A tales exploraciones se sumarán otras búsquedas de signos de sabiduría mucho más amplias que las presentes.

en este planeta existe la vida como la conocemos

Ante la perspectiva de poder analizar directamente atmosferas de exoplanetas con nuevos telescopios que van a entrar en servicio en la próxima década, se ha iniciado en los últimos tiempos una búsqueda sistemática de astros alrededor de estrellas frías próximas a la Tierra. Este tipo de estrellas, al no ser exageradamente brillantes, proponen condiciones favorables para ver de forma directa los exoplanetas. Es en una estrella de estas especificaciones donde se encontró el planeta Ross 128 b. Ninguno de esos planetas es precisamente igual a la Tierra, pero los científicos confían en localizar uno muy semejante más adelante próximo. Desde un criterio estadístico, el mucho más cercano podría estar a solamente 12 años luz.

La Presencia De Agua En Estado Líquido

En base a lo que entendemos hasta ahora, la gravedad parece ser un requisito para la vida. Diferentes ensayos demostraron que las plantas no consiguen absorber nutrientes con la misma eficacia en entornos de microgravedad. En ámbitos de microgravedad, el cuerpo humano se ve afectado de diferentes maneras. Entre los efectos más obvios es la pérdida de masa ósea y muscular, pero asimismo hay secuelas en nuestro sistema inmunológico, e inclusive a nivel celular. Pero además, dado que los seres vivos que habitamos la Tierra estemos acostumbrados a una fuerza de la gravedad concreta asimismo tiene sus secuelas.

Las Dimensiones De La Tierra Y La Presencia De Atmósfera

Por otro lado, la temperatura media de la Tierra oscila los 15ºC, con zonas mucho más frías y otras más cálidas dependiendo de la cercanía de la estrella a los diferentes puntos geográficos de la Tierra. Esto asimismo da sitio a la existencia de las estaciones y los cambios climáticos, que paralelamente permiten la existencia de varios ecosistemas que dan vida a muchas especies. Por un lado, el paso de la luz solar es escencial para los seres vivos, como por poner un ejemplo las plantas, que la precisan para efectuar la fotosíntesis, desarrollo por el que estos seres convierten el C02 en 02.

“Esto nos asiste a acotar la búsqueda de vida compleja, quizás incluso capaz, en el Cosmos”. Según un nuevo estudio, un determinado género de inclinación del eje planetario favorecería el desarrollo de la vida tal y como la conocemos. Los planetas con inclinaciones extremas, bastante grandes o bastante pequeños, no favorecerían la producción de oxígeno. Hay una nueva teoría sobre la aparición de vida compleja en los planetas y las condiciones que la favorecerían.

Entonces va a haber que multiplicar el número resultante por la fracción de estos últimos planetas cuyos pobladores han creado la tecnología que se requiere para enviar señales de radio, que podamos advertir. El último paso radica en multiplicar el nú­mero de civilizaciones con tecnología de radio por el tiempo medio en que esas civilizaciones transmiten señales o incluso sobreviven. En el momento en que convocó la conferencia, la búsqueda de inteligencia extraterrestre, o SETI (acrónimo de Search for ExtraTerrestrial Intelligence), «era esencialmente tabú en astronomía», recuerda en este momento Drake, de 84 años. Por eso, antes que llegaran sus invitados, garabateó una ecuación en la pizarra. Aquellos trazos apurados, que hoy se co­nocen como la famosa ecuación de Drake, delinearon un procedimiento para ofrecer contestación a su pregunta.