Rios Marruecos

Abierto a los vientos cálidos y secos del Sahara, el Antiatlas guarda todavía valles y auténticos oasis bastante bien irrigados y cultivados, como el de Tafraoute, que provocan un considerable contraste con el paisaje estepario y árido de las vertientes más expuestas. Curiosamente las playas de la costa del Rif, al pie de las montañas, son las mejores de Marruecos, lo que las convierte en un considerable atrayente turístico. De a poco te iré revelando algunos misterios y maravillas de las montañas y ríos de Marruecos. Oum Er-Rbi, otro río de la vertiente atlántica cuya cuenca es explotada para obtener importantes recursos hidroeléctricos. Estas montañas tienen una gran riqueza natural y son el hábitat de varias especies endémicas, tanto animales como vegetales.

También cabe decir que está a unos 180 km de la costa, y a unos 170 km de la frontera con el país vecino, Argelia. El Atlas divide las costas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico del desierto del Sahara y, de hecho, se encuentra dentro de los factores que provocan la sequedad de este desierto. Las montañas del Rif albergan una subespecie caracteristica de abeja melífera llamada Apis mellifera major, usada para la apicultura. Los lagos son escasos y de poca importancia, aunque sobran los embalses artificiales (unos 150 en todo el país), construidos para cubrir las pretensiones de agua tanto de la agricultura como de la población. Este río nace en el Atlas y fluye hacia el este para fallecer en las arenas del desierto del Sáhara, ahora en territorio argelino.

rios marruecos

Comienza en el pueblo de Setti Fatma, en pleno valle de Ourika, uno de los mejores preservados del país. Nos esperan nada menos que siete cascadas, cada una de ellas más alta que la previo. El río Muluya, otro de los importantes, tiene la mayor cuenca hidrográfica de Marruecos y de los ríos no saharianos de norte de África. Las islas Chafarinas están en frente de la desembocadura en forma de delta de este río, a unas 4 millas. La región de la desembocadura y su conjunto de terrenos pantanosos son un muy importante enclave de interés biológico, incluidos dentro de la lista internacional Ramsar de humedales.

Mapa Hidrográfico De Marruecos

Un espacio lleno de vida para conectar con la naturaleza y darse uno de los mejores baños de la temporada estival. En el territorio marroquí existen además varios wadis, tutoriales fluviales irregulares que acostumbran a estar secos durante una gran parte del año (o incluso a lo largo de años en ciertas zonas). Aquí se encuentra el Jebel Toubkal (4.167 m), el pico mucho más prominente de Marruecos y del norte de África.

rios marruecos

Mucho más de dos tercios del territorio marroquí está ocupado por cordilleras y macizos montañosos, con ciertos picos que superan la barrera de los 4.000 metros de altura. Esta lista está ordenada de norte a sur por cuenca de drenaje, con los propios afluentes sangrados bajo el nombre de cada arroyo más grande. La cima mucho más alta tiene 2.712 metros de altura es el Amalou n’Mansour, situado en el sureste de Iknioun, en el macizo de El Jbel Saghro o Jebel Saghro.

Iproma Controlará Las Aguas De Oum Er Rbia, Uno De Los Más Importantes Ríos De Marruecos

Cataratas que no solo deberían ser una parada mucho más de nuestra ruta, sino más bien una visita obligada para quien busca conectar con la naturaleza y relajarse en un paisaje idílico. Al oeste del Atlas podemos encontrar valles aproximadamente fértiles; al este en cambio el paisaje está compuesto por llanuras desérticas. El Antiatlas asimismo conocido como Pequeño Atlas se extiende en Marruecos, desde el océano Atlántico en el suroeste, hacia el nordeste, a la altura de Ouarzazate y mucho más hacia el este a la ciudad de Tafilalt. Esta zona es conocida como la Suiza de Marruecos ya que en su cordillera existen algunas pequeñas ciudades de media altitud, de aspecto típicamente bereber. El Atlas Medio es el 18% de terreno montañoso de Marruecos, se extiende durante 350 km, entre el Rif y el Alto Atlas. Su extensión ocupa las provincias de Khénifra, Ifrane, Boulmane, Sefrou, El Hajeb, y una parte de las provincias de Taza y de Beni Mellal.

Es un ascenso simple, sin ninguna contrariedad técnica, únicamente el desnivel a sobrepasar. Con nieve es recomendable el uso de crampones puesto que las temperaturas nocturnas son bajísimas hasta bien entrada la primavera. No es necesaria la utilización de guía ya que el sendero es simple. Marruecos es también vegetación, ríos, vales frondosos y hermosas cascadas. Panoramas únicos que quedan para toda la vida en nuestra memoria, especiales para darse un baño en verano, para gozar del caudal del agua en invierno y disparar cientos y cientos de fotografía en primavera o en otoño.

Viaja A Marruecos Con Nosotros

Con el bullicio de la multitud o la soledad de quien busca los paisajes de agua lejos de la temporada alta. Si vas a Marruecos, no olvides visitar sus cataratas, un paisaje alén de los tópicos que esperas hallar. El río Sebú, en el norte de Marruecos fluye hasta Fez y después hacia el oeste hasta el océano Atlántico.

El nacimiento del río es un lugar mágico, con una enorme vegetación en la mitad de las montañas escarpadas. Entre marzo y mayo, aprovechando que transporta mucha agua por el deshielo, se puede llevar a cabo piragüismo y kayak por el cañón, a pesar de que los menos aventureros pueden disfrutar simplemente con un reconfortante té o un muy rico tajine en una cualquiera de las tiendas o sitios de comidas que están justo al filo del agua. Con increíbles acantilados de un hipnótico color rojizo, impresiona ver esta cascada cuyas aguas van a dar al río que le da nombre, el más grande y uno de los mucho más importantes y caudalosos de Marruecos. A treinta kilómetros de Chaouen, en el valle del Rif, se encuentran las cataratas de Akchour, pertenecientes al Parque Nacional de Talassemtane.

Su nombre procede de Atlas, entre los colosos de la mitología griega, convertido en piedra por Perseo. El accidentado relieve de Marruecos es totalmente diferente al de los otros países del Magreb, con 4 grandes sistemas montañosos entre aquéllos que destaca, por su tamaño y extensión, la cordillera del Atlas. En el Atlas Medio se encuentra el Parque Nacional de Tazekka, con paisajes de gargantas y cuevas y el Parque Nacional de Ifrane, bien conocido por sus mariposas únicas, y el parque de Tazekka. Merced a nuestras guías, vas a poder planificar lo que hay que ver en todos y cada localidad, conocer hoteles u otras formas alternativas de hospedaje, comer en restaurantes recomendados, así como entrar a un sinfín de consejos absolutamente gratis.

Eso sí, a los más atrevidos les esperan nada menos que mil peldaños. Su montaña mucho más alta es el Toubkal, con más de 4.000 metros de altitud. Entre el Rif y el Atlas Medio está el valle del Sebú, entre los valles mucho más fértiles de Marruecos y entre los centros de producción agrícola de la región. El Atlas es un sistema montañoso que recorre durante 2400 km el noroeste de África, desde Túnez por Argelia y hasta Marruecos. Su pico mucho más prominente es el Toubkal, con 4167m, al sudoeste de Marruecos.

Aquí está el Tiguidín, una montaña cuya cima suele estar cubierta de nieve. Después, las montañas son mucho más rojas y el terreno está desvisto y yermo en los alrededores de Alhucemas. Desde aquí hasta Uxda (situada al sur de una fértil llanura ribereña, en la frontera con Argelia) el terreno está repleto de lechos de río secos, los “uad” (en español, ramblas). Cada vez hay más personas que hacen un viaje pensando en espacios naturales alén de los tópicos que todo el planeta espera conseguir. Hermosas playas, frondosos vales, el más puro ambiente montañero… ¡y también cataratas!