Se Le Atribuye El Descubrimiento Del Oxigeno

En esta época se sabía que cuando se calentaba el salitre (nitrato potásico) se desprendía un gas, aunque naturalmente no era reconocido como el oxígeno. El dióxido de carbono es un gas incoloro y soluble en agua cuyas moléculas están compuestas por un átomo de carbono y dos de oxígeno. En 1772, Carl Wilhelm Scheele descubrió que el óxido de manganeso al rojo produce un gas. Llamó a este gas “aire de fuego”, gracias a las chispas refulgentes que generaba cuando se ponía en contacto con polvo de carbón vegetal.

se le atribuye el descubrimiento del oxigeno

La especulación sobre la naturaleza de los cuatro elementos tradicionales llevó a Lavoisier a emprender una secuencia de investigaciones sobre el papel del aire en las reacciones de combustión. Es cierto, sin embargo, que su aumento en la atmósfera a causa de los procesos industriales sí entraña un colosal riesgo, puesto que el dióxido de carbono es un gas de invernadero que ayuda a la elevación de la temperatura de la Tierra. Si la exposición al ozono es prolongada y habitual puede ofrecer rincón incluso a daños pulmonares permanentes o al avance de un enfisema pulmonar. En ocasiones puede funcionar con un estado de oxidación -1 para formar los llamados peróxidos como el agua oxigenada , -1/2 para conformar superóxidos y -1/3 para conformar ozono. Lavoisier se encontraba alerta de los primordiales descubrimientos del momento y se apresuraba a reproducirlos en su laboratorio. No obstante, no en todos los casos fue ágil a la hora de reconocer la autoría o la contribución de otros científicos, lo condujo a amargas discusiones con sus colegas que se quejaban de la falta de reconocimiento.

Recibe Un Correo Electrónico Al Día Con Los Productos De Xataka Ciencia:

Lavoisier fue siendo consciente de que el oxígeno era el elemento clave a la hora de interpretar los fenómenos químicos de la combustión y la respiración. Ni Scheel ni Priestley consiguieron interpretar el papel del oxígeno en tanto que los dos eran seguidores de la teoría del flogisto. El francés propuso el nombre de oxígeno (formador de ácidos) aunque el día de hoy sabemos que ciertos de estos compuestos no lo contienen. El oxígeno representa aproximadamente el 21% en volumen de la composición de la atmósfera terrestre y es un factor fundamental para la vida en la Tierra. De hecho, todos los organismos aerobios de nuestro mundo, entre los que se tienen dentro los animales y ciertas bacterias, toman el oxígeno de la atmósfera para respirar y lo devuelven en forma de dióxido de carbono.

se le atribuye el descubrimiento del oxigeno

Insistía en pesarlo y medirlo todo, como hacían los físicos desde hacía tiempo. El hallazgo de los ácidos nucleicos se debe a Meischer , el que haciendo un trabajo con leucocitos y espermatozoides de salmón, obtuvo una substancia rica en carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y un porcentaje elevado de fósforo. A esta sustancia se le llamó en un principio nucleina, por hallarse en el núcleo. El dióxido de carbono asimismo se usa en extintores, puesto que siendo más pesado que el aire impide que este alimente el fuego.

Oxígeno

No obstante, el químicoJoseph Priestly publicó antes el trabajo en el que se describía el elemento, por lo que es a este a quien se le adjudica el honor de su hallazgo. El nombre del oxígeno procede de las raíces griegas “oxys” que significa “ácido” y “genes”, “generador”. Se asigna al químico Antoine Lavoisier, quien pensaba que tenía que ver con un factor esencial para la generación de ácidos. El oxígeno es un factor químico de número atómico 8 y símbolo O, cuya forma molecular mucho más frecuente es O2.

Ciertas sustancias como los peróxidos y algunos radicales hidroxilo también tienen la posibilidad de resultar muy tóxicos. Joseph Priestley recibió el mérito por el hallazgo de Sheele, aparentemente un hecho bastante común en la ciencia, como ha podido ver entre las científicas más reconocidas del mundo, Marie Curie. Algunos creyeron que abordaba cuestiones de física, al tiempo que otros pensaban que estaba dirigido a los químicos y otros se sirvieron de él como una advertencia para los políticos sobre los avances científicos. El libro que decidió el sendero de su vida fue Observations on Man, escrito por David Hartley. Este libro revolucionó el pensamiento de Priestley sobre la religión, la filosofía y la psicología.

El Trabajo De Priestley: El Hallazgo Del Oxígeno

La teoría del flogisto se basa en la idea de que un elemento afín al fuego, contenido en elementos comburentes, se libera a lo largo de la combustión. Mientras que estaba en París, repitió el ensayo que condujo a ese hallazgo en presencia del químico francés Antoine Lavoisier, quien realizó mucho más ensayos con este nuevo «aire». De vuelta en Inglaterra, Joseph se dirigió a su laboratorio para proseguir con más experimentos. En 1774, Priestley había publicado múltiples libros sobre múltiples temas, desde política hasta teología, filosofía e historia.

Lavoisier: La Materia Ni Se Crea Ni Se Destruye

Pero volviendo al dióxido de carbono, Black descubrió un gas que se generaba al calentar carbonato cálcico y que era diferente al aire. De hecho, unos años antes de descubrir el dióxido de carbono, había inventado la balanza analítica. En verdad, solo después del flúor es el elemento más electronegativo que hay, con lo que puede conjuntarse con cualquier elemento menos con los gases nobles para formar todo tipo de moléculas. Joseph reclamó legítimamente otros descubrimientos, como el de que el oxígeno era escencial para la sangre.

El Descubrimiento Del Oxígeno De Joseph Priestley

En estos experimentos, Priestley fue el primero en observar que las plantas dejan libre oxígeno al aire, el desarrollo que conocemos como fotosíntesis. Aunque el oxígeno resulta importante para la vida, a altas concentraciones puede ser tóxico para los seres vivos por su alta aptitud oxidante. Por poner un ejemplo, una exposición prologada a altos escenarios de oxígeno puede provocar náuseas, mareos, espasmos musculares, conmociones y pérdidas de visión y conocimiento. De la misma forma puede ocasionar la irritación de los pulmones, ocasionando tos o insuficiencia respiratoria.

Repitió este experimento calentando nitrato de potasio, óxido de mercurio y otros muchos materiales, y se generaba exactamente el mismo gas, que recogió en su forma pura usando una bolsa pequeña. Solo por detrás del Hidrógeno y el Helio, el oxígeno es el tercer elemento mucho más abundante del cosmos, aparte del elemento​ más abundante en la corteza terrestre. Asimismo mucho más de un quinto del aire de la atmósfera terrestre, el 21%, es oxígeno. Al enfocar los rayos calientes del sol sobre un bloque de óxido de mercurio, sólido a temperatura ambiente, generó una cantidad de este aire, que probó en ratones. Contrariamente a sus expectativas, los ratones no fallecieron, con lo que tomó ciertas bocanadas. No solo descubrió que podía respirar mejor, sino que el nuevo «aire» asimismo favorecía una mejor combustión.