Tamaño Del Meteorito Que Extinguió A Los Dinosaurios

Pero los cometas con un período más largo, que tardan más de 200 años en girar alrededor del sol, tienen órbitas mucho más cerradas y se tienen la posibilidad de arrimar mucho más aún. Esto incrementa las posibilidades de que se produzca un impacto con la Tierra, algo que sucede cada 250 a 730 millones de años aproximadamente. La nube de Oort es una esfera de fragmentos de roca, hielo y otros desechos que se encuentra en el borde del sistema solar. Ocasionalmente, la gravedad de los otros planetas extrae uno de estos fragmentos de la nube y lo manda hacia el sol.

El impactador que acabó con los dinosaurios probablemente provino de la mitad exterior del cinturón de asteroides primordial, una región que se creía que producía pocos impactadores. A lo largo de la colisión que excavó el cráter Chicxulub, un sinnúmero tanto del material del meteorito como del suelo acabó vaporizado, suspendido en la atmósfera y esparcido por el viento por todo el planeta. Como resultado, la cubierta de sedimentos que fueron depositados en esta temporada (el llamado límite K-Pg) contiene pequeñas proporciones del material del objeto que extinguió a los dinosaurios. O sea importante porque una teoría habitual sobre el origen de Chicxulub asegura que el impactador es un fragmento de un asteroide mucho mayor que vino del cinturón principal, que es una población de asteroides entre la órbita de Júpiter y Marte. Porque para acabar con toda vida en la Tierra, el meteorito tendría que ser mucho más grande que el que acabó con los dinosaurios.

Era Un Cometa, No Un Asteroide

“Esencialmente, Júpiter actúa como una especie de máquina de pinball”, ha dicho Siraj, quien asimismo es copresidente de Harvard Students for the Exploration and Development of Space y está cursando una maestría en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra. “Júpiter impulsa a estos cometas entrantes de largo periodo a órbitas que los acercan mucho al sol”. El paso de asteroides y cometas por medio de la atmósfera terrestre dejarastros químicos en tierra, mar y aire. En un estudio publicado en Scientific Reports, el catedrático de ciencias Avi Loeb y el astrofísico Amir Siraj tienen una nueva teoría que podría argumentar el encontronazo.

«Esencialmente, Júpiter actúa como una especie de máquina de pinball», explica Siraj en la presentación del estudio. «En estos cometas que rozan el sol se genera lo que se denomina un evento de disrupción de marea y de este modo estos enormes cometas que se aproximan bastante al sol se rompen en cometas más pequeños. En su salida, hay una oportunidad estadística de que estos fragmentos choquen con la Tierra».

El Meteorito Que Mató A Los Dinosaurios Era Un Cometa

Las metas para tomar muestras de cometas, como la sonda Rosetta en 2016, nos dejarán entender mejor su composición. Comparándola con la composición de los sedimentos en los cráteres conocidos podremos entablar con seguridad el origen de cada uno de ellos y adivinar cuándo va a llegar el siguiente impacto. Este honor lo tiene el el cráter Vredefort en Sudáfrica, que es el mayor cráter confirmado en la narración de la Tierra, que da testimonio de un encontronazo hace 2.000 millones de años. “Nuestro archivo da una base para argumentar la ocurrencia de este evento”, ha dicho Loeb. “Nos encontramos insinuando que, en verdad, si rompes un elemento en el momento en que se aproxima al sol, podría dar sitio a la tasa de acontecimientos adecuada y también al tipo de encontronazo que mató a los dinosaurios”. “Obtienes lo que se llama un evento de interrupción de las mareas, con lo que estos grandes cometas que se aproximan bastante al sol se dividen en cometas mucho más pequeños. Y, básicamente, al irse, hay una posibilidad estadística de que estos cometas mucho más pequeños golpeen la Tierra”.

“Quisiera que tengamos la posibilidad probar la teoría teniendo más datos sobre cometas de períodos extendidos, obtener mejores estadísticas y quizás ver evidencia de ciertos fragmentos”. “Nuestra hipótesis predice que es más probable que otros cráteres del tamaño de Chicxulub en la Tierra correspondan con un impactador con una composición primitiva de lo que se suponía de los asteroides convencionales del cinturón principal”, escribieron los investigadores en el artículo. Los cálculos de la teoría de Loeb y Siraj incrementan las opciones de que los cometas de períodos prolongados impacten la Tierra en un aspecto de precisamente 10, y muestran que aproximadamente el 20 por ciento de los cometas de períodos prolongados se transforman en roedores solares.

Es lo que ocurre con los cometas con una órbita regular, como el cometa Halley, que se acerca a nosotros cada 75 años. El impacto de los asteroides fue el colofón a la última gran extinción masiva en la Tierra, concluyendo así con un 70% de todas y cada una de las especies del mundo. El asteroide Chicxulub que impactó en México ocasionando la extinción de los dinosaurios durante el Cretácico-Paleógeno podría no haber llegado solo hasta la Tierra. Su colisión con nuestro mundo hace en torno a 66 millones de años desencadenó una serie de eventos catastróficos que sumieron a la Tierra en una etapa de congelamiento, antecedida de gigantes sunamis y terremotos, que logró ocultar a los dinosaurios de la faz de la Tierra.

Un Asteroide Troyano Va A Acompañar A La Tierra Durante 4000 Años

Esta explosión masiva desencadenó un evento de extinción masiva que puso fin al reinado de los dinosaurios. A lo largo de las últimas décadas, se ha aprendido mucho sobre el evento de Chicxulub, pero cada avance dió rincón a novedosas cuestiones. Generalmente, el equipo descubrió que los asteroides de 9 kilómetros de ancho golpean la Tierra una vez cada 250 millones de años en promedio, una escala de tiempo que lanza posibilidades razonables de que el cráter Chicxulub ocurrió hace 66 millones de años. Además, casi media parta de los impactos fueron de condritas carbonáceas, una aceptable coincidencia con lo que se sabe sobre el impactador de Chicxulub. Para resolver este inconveniente, el equipo empleó modelos informáticos que rastrean de qué manera los objetos escapan del cinturón de asteroides primordial, una región de cuerpos pequeños situada entre las órbitas de Marte y Júpiter. A lo largo de eones, las fuerzas térmicas dejan que estos objetos se desvíen hacia activas “escotillas de escape” donde las \’patadas\’ gravitacionales de los planetas tienen la posibilidad de empujarlos a órbitas próximas a la Tierra.

Un Cambio De Visión

Apúntate a los newsletter que mucho más te interesen y recibe gratis los más destacados reportajes, fotografías, y noticias cada semana en tu email. El instructor Loeb resalta que entender esto no solo es crucial para solucionar un secreto de la narración de la Tierra, sino podría resultar fundamental si tal acontecimiento volviese a amenazar al planeta. Si una catástrofe similar sucediera hoy día, miles de millones de personas perecerían sin ningún género de dudas, al igual que la gran mayoría de nuestra vida vegetal. “Decidimos buscar dónde podrían estar escondidos los hermanos del impactador Chicxulub”, ha dicho David Nesvorny, autor principal de un artículo que detalla la investigación.

Apple Airpods Pro 2, Análisis Y Opinión

El descubrimiento de un cráter submarino a 300 kilómetros de la costa del país africano subraya la teoría de que el encontronazo del asteroide, próximo en el tiempo al que acabó con los dinosaurios, ha podido contribuir en el proceso que acabó con su extinción. Eso incrementa la tasa de cometas como Chicxulub por el hecho de que estos fragmentos cruzan la órbita de la Tierra y apalean el planeta una vez cada 250 a 730 millones de años aproximadamente, destaca la Universidad de Harvard en una nota de difusión de la investigación firmada por dos de sus expertos. Usando análisis estadístico y simulaciones gravitacionales, Loeb y Siraj muestran que una fracción significativa de un género de cometa que se produce en la nube de Oort, una esfera de escombros en el borde del sistema del sol, fue desviada de su curso por el campo gravitacional de Júpiter a lo largo de su órbita. Y enviado cerca del sol, cuya fuerza de marea rompió pedazos de la roca. El cráter mide mucho más de 180 km de diámetro, formando una de las zonas de encontronazo más grandes del mundo; se calcula que el meteorito que formó el cráter medía más de 11 km de diámetro. Los científicos estiman que este objeto debía tener entre 11 y 12 km de ancho.

Únete a la revista y forma una parte del movimiento por un mundo más sostenible. La fosa provocada por el encontronazo del asteroide se encuentra a más de 300 metros bajo el lecho marino. El cráter de Chicxulub tiene su centro en el noroeste de la península de Yucatán, en México, cerca de la actual población a la que el cráter debe su nombre (Chicxulub, que en lengua maya significa \’pulga del diablo\’). Afirmemos que si hubiésemos visto de qué manera se aproximaba a nuestro mundo desde un palco privilegiado en el espacio creeríamos se parecía, más o menos, a una mortal y asoladora mancha de polvo. En la cuenta de Twitter Tim Urban lo han hecho y el resultado es… sorprendente, como mínimo. No porque descubra nada que no pudiésemos intuir hasta la actualidad, sino más bien por lo deslumbrante que resulta a nivel visual a la hora de detallar una proporción entre la Tierra y el meteorito.